fbpx
single-image

Básicos en el cuidado bucal para una sonrisa cinco estrellas

Una sonrisa perlada engalana la jornada

Toda rutina de limpieza, belleza o salud debe incluir, obligatoriamente, el cuidado bucal; esto debido a que las enfermedades que pueden originarse en esta cavidad pueden ocasionar consecuencias graves tanto en el interior de ella como en el resto del organismo. La correcta higiene y minuciosos cuidados evitarán que dolencias graves como la caries o enfermedades periodontales; que afectan directamente a las encías y a los huesos que sujetan los dientes, cáncer bucal y algunos problemas estomacales tomen fuerza en el cuerpo.

De suma importancia

La boca constituye la primera parte del sistema digestivo; en ella se desarrollan las funciones esenciales para el proceso de digestión, masticación e insalivación de los alimentos; interviniendo en la respiración y la fonación, además de servir como núcleo donde se encuentra localizado el sentido del gusto.

Dentro de esta cavidad también se encuentran los dientes; piezas que de igual manera ejecutan una importante función dentro del proceso de digestión, masticando y triturando los alimentos antes de ser pasados al sistema digestivo. Las piezas dentales, además de comprender las herramientas para masticar; son gratos recursos para mostrar y exhibir la salud bucal, unos dientes blancos y cuidados será la mejor tarjeta de presentación al momento de sonreír.

Sonrisa brillante

La higiene dental es primordial para mantener la buena salud bucal, el cepillado; el uso de hilo dental y enjuague bucal pueden permitir que le saques el máximo provecho a tu sonrisa. Se recomienda asistir a una cita odontológica; para que ahí te den las herramientas y los pasos a seguir para realizar la rutina de limpieza dental; esto dependiendo de las necesidades que se tenga en cada caso.

En el caso de los niños, son los padres quienes deben fomentar este hábito de limpieza en sus hijos; señalándoles la importancia de conservar la buena higiene bucal y las consecuencias en caso de que se falle en esta alguna vez.

Importante e imprescindible

El cepillado es el principal aliado para combatir la placa bacteriana que tiende a alojarse en la superficie dental; teniendo en cuenta de que esta debe realizarse con cuidado para no dañar o afectar la encía. El proceso debe realizarse por lo menos tres veces al día; otorgando mayor relevancia al cepillado que se hace antes de acostarse.

A la hora del cepillado, lo más importante es el tiempo de duración no la cantidad de crema dental, para esto, con una porción de crema similar a una gota bastará; como la placa dental no posee ningún tipo de color, puede usarse reveladores de placa para colorear la zona y descubrir las áreas en las que no se ha cepillado bien.

Debe prestarse especial atención al proceso de cepillado de los niños; indicándoles como debe hacerse correctamente

Limpiar suavemente los dientes de uno en uno tanto en la superficie externa como en la interna será sumamente beneficioso para mantener la belleza en sus superficies, cepillando desde las encías hacia los espacios interdentales.

Cuidado en ortodoncia fija

En caso de ser paciente con ortodoncia fija, la higiene bucal debe ser más específica y cuidadosa. El cepillado, fundamental en el cuidado de la boca, debe realizarse obligatoriamente por lo menos tres veces al día, sin olvidar el hilo dental y el enjuague bucal que se convertirán en un vital aliado para reforzar la lucha antibacteriana, ya que al poseer aparatos de ortodoncia, se está más propenso a alojar bacterias entre las piezas metálicas.

El resultado eficaz de la ortodoncia dependerá de la disciplina del paciente

Los especialistas recomiendan limitar el consumo de dulces y bebidas azucaradas mientras se esté pasando por un tratamiento de ortodoncia, evitando también morder cosas duras y golosinas pegajosas como chicles y gomitas.

Limpieza paso a paso

Para realizar el correcto cepillado de los dientes deben tomarse en cuenta tres pasos fundamentales: cepillarse, usar hilo dental y concluir con enjuague bucal. El cepillo de dientes debe colocarse en una posición de 45 grados aproximadamente y lo más cercano a la base del diente, luego, realizar movimientos vibratorios para que la cerda del cepillo pueda entrar en todos los espacios de los dientes y de la encía removiendo los desperdicios. Finalmente, se efectuará un movimiento de barrido que arrastrará la placa dental que se logró despegar con el cepillado. El hilo dental será el que concluirá la remoción de algún resto de alimento que haya quedado, mientras que el enjuague bucal evitará la adhesión de bacterias a la superficie dental.

Publicado en Revista Arrocha.

Panamá. 

Octubre 2015. 

You may like