fbpx
single-image

Violencia doméstica y sus consecuencias en el desarrollo de los niños

Denuncia la violencia familiar

La violencia doméstica es una práctica que se desarrolla dentro del núcleo familiar; siendo caracterizada por la agresión física o verbal que ejerza uno de sus miembros contra familiares o personas cercanas con las que haya compartido residencia, comprendiendo en ella fuerzas como la violación de derechos, maltrato psicológico o abuso sexual.

Los niños que sufren maltratos verbales o físicos pueden perder amigos y resultarles difícil hacer nuevos

A través de datos difundidos por el Instituto de Criminología de la Universidad de Panamá; se demostró que los más vulnerables a ser víctimas de la violencia doméstica son los niños, mujeres y ancianos.

Trauma permanente

Ser víctima o testigo de agresiones en el seno del hogar angustia y altera a los niños; resultando eventualmente en un trastorno mental permanente que limitará su pleno desarrollo en actividades escolares, recreativas e incluso, afectando su futuro profesional y social.

Los niños más pequeños exteriorizan la experiencia vivida sufriendo de ansiedad, dolores estomacales o retrasos en el desarrollo; los problemas para dormir y el mal humor pueden ser otras de las muchas consecuencias que puede presentar tras verse envuelto en un conflicto familiar.

Defender a un familiar o incitarlos a que se unan al abuso puede ocasionar daños emocionales en los niños

Por otra parte, aquellos que tengan una edad mayor a los ocho años pueden expresar su dolor de distinta manera; la agresividad y la desobediencia llegarán como resultado de la discordia familiar; pudiendo usar la violencia como mecanismo para conseguir la resolución de sus problemas considerando que así fue como se les enseñó en casa. Al convertirse en adolescentes la posibilidad de que use alcohol y drogas es mucho mayor en comparación a aquellos que crecieron y se desarrollaron en un hogar convencional; libre de maltratos.

Efectos del abuso

Los niños que vivieron en un ambiente hostil y violento son más propensos a ser abusadores al momento de establecer una familia; o por el contrario, ser víctima de nuevos abusos; en la mayoría de los casos es el género del infante quien delimite el efecto de la violencia; los niños aprenderán a copiar la conducta de sus padres de ser violentos con las mujeres y las niñas copiarán la sumisa actitud de sus madres de que la violencia es inevitable y forma parte de la vida.

Alerta en niñas

Las niñas tienden a guardar angustias y preocupaciones al ser víctimas de violencia en el núcleo familiar, logrando que estas se aíslen de la sociedad y comiencen a desarrollar problemas de ansiedad o depresión. Las chicas, tanto en edad escolar como siendo adolescentes, pueden sufrir graves consecuencias en torno a la situación teniendo malos pensamientos sobre sí mismas o quejándose de síntomas físicos. Su posibilidad de desarrollar un trastorno de conducta alimentaria o de autolesionarse con armas filosas o ingiriendo grandes cantidad de medicamentos se incrementa con cada maltrato que sufra o presencie.

Publicado en Revista Arrocha. 

Panamá. 

Octubre 2014. 

You may like