fbpx
single-image

+2 años en Chile: residencia definitiva y matrimonio

Me he convertido en una persona con ocupaciones varias (flojera incluida) y no había podido actualizar por acá

¡Hola amigos! ¿Qué tal están? Pues, vuelvo por acá después de más de un año de mi última actualización; a diferencia de ese entonces, ya hoy cuento con residencia definitiva en Chile, un proceso que tardó un poco más de dos años.

Dos años y unos días; ya que el primer ingreso de papeles lo hice el 15 de noviembre del 2016, y la definitiva me fue aprobada el 26 de septiembre de 2018. Sin embargo, no fue sino hasta el 21 de noviembre que cerró todo el proceso; fecha en la que me dieron el carnet de identidad.

Les cuento los tiempos para que vayan viendo más o menos cuanto tiempo transcurre desde el día 1 hasta el cierre del proceso migratorio; que sería con la visa definitiva. Mi proceso fue sin complicaciones, ya que no hubo problemas con los documentos o datos ingresados. Conozco casos en los que ha habido alguna situación con algún documento; y esto puede demorar aún más el procedimiento, incluso sobrepasando el período de 3 años.

¿Mis recomendaciones para tener su visa definitiva sin problemas?
  • Asegurarse bien de entregar todos los papeles.
  • Mantener el mismo empleo durante todo el año que dura la visa temporaria.
  • En caso de cambiar de empleo, confirmar que tu nuevo empleador te siga haciendo las imposiciones (AFP + Fonasa).
  • En caso de no tener empleo fijo, buscar la forma de pagarte tú mismo tus cotizaciones.
  • Estar atento a las fechas para poder ir avanzando sobre la marcha y no atrasar la llegada de tu definitiva.
  • LEER TODAS LAS ACTUALIZACIONES DE EXTRANJERÍA.

Respecto a eso, sería todo por los momentos.

Sobre la vida en Chile 

Pues, personalmente, creo que la vida en Chile (o en cualquier otro país que escojas); depende mucho de la suerte y actitud que tengas frente a tu situación migratoria. Como sabrán, Chile fue mi segundo intento. En Colombia no me fue maaaal, sólo que no era para mi; entonces teniendo esa experiencia previa, pude actuar mejor antes las situaciones que se me podían presentar acá. Ahí jugó la actitud.

La suerte, por otro lado, surgió cuando me puso en el camino a la gente correcta. Considero igual que jugó un poco a favor el hecho de que cuando yo llegué; el éxodo venezolano aún no era tan grande como ahora, entonces era un poco más sencillo insertarse porque los papeles salían relativamente rápido.

En mi caso, conté con una empleadora (que ahora es mi amiga), que además de ser mi jefe, se convirtió en una protectora y siempre veló por el hecho de cumplir con todos los requerimientos que ponía extranjería para darme los papeles, y eso es súper importante, el conseguir un aliado que le preocupe tanto como a ti tu situación migratoria.

Actualmente, es muy complicado conseguir un empleo en tu área profesional sin papeles; antes, algunos empleadores pedían por lo menos el permiso de trabajo para hacer la contratación, ahora, algunos piden hasta la visa definitiva para hacerte un contrato. Una situación que se convierte en un círculo vicioso porque; necesitas una oferta laboral o contrato para pedir los papeles, pero te piden los papeles para hacerte un contrato. Es difícil salir de ese ciclo, pero… ¡sí se puede! Hay que echarle pata pareja, pero se puede.

Chile es un país de oportunidades

Los chilenos tienen en alta estima a los venezolanos porque los que hemos llegados somos -en su mayoría- profesionales, e incluso, varios compatriotas han hasta frustrado asaltos y robos en los locales y comercios en los que trabajan (Venezuela como que dio entrenamiento en esta área). Mi deseo permanente es que esto siga siendo así porque actualmente somos la comunidad extranjera más grande en el país (superando a los peruanos) y sería tristísimo que por una minoría, nos perjudiquen a los casi 300.000 venezolanos que vivimos acá.

Nuevo estado civil 

Otra cosa que me pasó en estos 2 años y 7 meses es que «me casé». Sí, el 6 de abril del 2019, Ricolás y yo tuvimos una ceremonia de Unión Civil; esto no es un matrimonio, sino más bien un concubinato, que tiene exactamente las mismas características del matrimonio pero más barato. Es como una boda tapa amarilla, pues.

Nosotros la tratamos como boda porque, es la única ceremonial nupcial que planeamos hacer, así que después de esto, no hay más nada, solo el amor que espero nos siga acompañando muchos años más. Fue un momento importante para ambos, hicimos todo como creímos que se debía; le dimos la importancia que tenía para nosotros y (aunque mucha gente amada faltó por cuestiones de espacio y dinero), estuvieron nuestros seres queridos.

Fue un día hermoso, que por lo menos pudimos compartir por videollamada con mi hermana y mi papá; la energía era muy bonita y a pesar de todo el estrés y el desastre, lo disfrutamos muchísimo. Lo cómico fue lo que ocurrió después de eso: una foto de la ceremonia que puse en Twitter se hizo viral y obvio, los comentarios que abundaban hacían referencia a que yo me había casado por los papeles.

A nosotros nos daba risa, sobre todo por el hecho de que, no nos pudimos casar sino hasta después de que yo contara con visa definitiva, ya que fue la primera condición que me puso el Registro Civil para casarme con el chileno, o sea, que nada de por papeles. Yo tenía que cumplir con mi proceso migratorio regular para poder hacer esta ceremonia.

E igualmente nos dio sentimiento porque, qué triste que la gente siga pensando así, para algunos el amor como que no existe sino que todo tiene que tener un interés detrás. Chimbo, porque significa que no han tenido oportunidad de amar y ser amados sin condiciones. Pero bueno, eso ya es un tema que debe ser estudiado por expertos.

Pero el amor es más fuerte

Son ya más de 3 años viviendo fuera de Venezuela, en todo ese tiempo, a la única que he podido ver es a mi mamá, que con mucho sacrificio he logrado traerla dos veces, sin embargo, siguen estando tan presentes el resto de mis familiares, como el primer día separada de ellos. Y mi deseo aún es, poder reencontrarme con ellos.

Sé que algún día lo lograré, sé que algún día, tú, el que está leyendo esto, lo lograrás. Sé que algún día lo lograremos.

Abrazos.

 

 

Recuerdo del primer año en Chile. 

You may like